La hora inmortal

La Hora Inmortal es una ópera por el compositor inglés Rutland Boughton. Boughton adaptó su propio libreto de los trabajos de Fiona MacLeod, un seudónimo del escritor Guillermo Sharp.

La Hora Inmortal es un cuento u ópera de hadas, con un humor y tema similar a Dvořák's Rusalka y Mozart La Flauta Mágica. La magia y los espíritus de la naturaleza juegan papeles importantes en el argumento. La gente Faery no es elfos dañosos, infantiles, pero está orgullosa y poderosa: los semidioses inmortales que son temidos por mortales y quien puede (y hacen) interfieren con las vidas de hombres y mujeres. O bien, la progresión de Etain en el reino mortal y su búsqueda y amortización por Midir tiene semejanzas con la leyenda de Orpheus y Eurídice.

Con este trabajo, Boughton combinó enfoques de Wagnerian a temas musicales y simbolismo con un enfoque modal parecido a una gente a la propia música, reflexivo de los orígenes celtas del cuento.

Historia de rendimiento

La Hora Inmortal se realizó primero en Glastonbury el 26 de agosto de 1914, en el Festival Glastonbury inaugural que Boughton co-fundado. Propio Boughton cantó Dalua, sustituyendo a un cantante que había caído enfermo. Corrió en Londres a 216 representaciones consecutivas en 1922, y a más 160 representaciones el año siguiente, y se organizó en Nueva York en 1926.

Se reanimó en el Teatro de Pozos de Sadler en Londres en 1953.

Papeles

Sinopsis

Ley 1

Dalua, el Señor de Sombra, se ve en una madera oscura y misteriosa. Se conoce como el Amadan-Dhu, el Tonto de Faery, el Oscuro, y es un agente de poderes invisibles y proféticos, cuyo toque trae la locura y la muerte a mortales. Ha venido allá bajo alguna obligación, después de visiones, pero no sabe para que objetivo. Es burlado por espíritus invisibles de los bosques, quienes le reconocen como un paria, temido hasta por propios dioses. Él estocadas que es el instrumento de poderes más allá de hasta dioses y ofrece las voces ser silencioso. La voz de una mujer se oye y Etain entra en el limpiado, aspecto desconcertado y canto sobre el maravilloso lugar del cual vino, donde la muerte es sólo una "sombra que va a la deriva" y donde la gente de Faery - Shee - sostienen el tribunal. Resuelve a volver, pero es abordada por Dalua. Como la toca con una sombra que olvida todos de donde vino de excluir su nombre. Dalua realiza que la razón de su reunión está clara ahora para él; un rey mortal ha buscado el amor inmortal y se lleva para ellos bajo la obligación similar a suyo. Ofrece Etain para ir y espera al rey. Eochaidh, que es el Rey Alto de Eiré, entra y es dado la bienvenida por Dalua. Dalua le muestra visiones de la Fuente legendaria de la Belleza que el rey ha perseguido en sueños. Las voces del espíritu advierten que Eochaidh vuelva a su gente, pero para entonces está bajo la ortografía de Dalua y le sigue ciegamente en la madera.

En una choza, el campesino Manus y su esposa Maive se sientan con Etain, que se refugia a partir de una noche tempestuosa. Un forastero - Dalua - les ha dado de oro para el alojamiento de Etain y para su silencio. Son nerviosos no sólo de la tormenta, pero del miedo de la gente de Faery, que evitan hablar de o hasta llamar. ¡Cuando Eochaidh aparece y pide el refugio, se aterrorizan, especialmente como ha estado en la tormenta, pero ni siquiera es la humedad! Los asegura que es mortal justo como ellos, pero entonces ve a Etain y olvida todo lo demás. Etain y Eochaidh cantan un dúo de amor, interrumpido por una risa burlona desde fuera. Etain le dice que era un búho. Como se sientan juntos, las voces débiles de Faeries se pueden oír cantando.

Ley 2

Un año ha pasado en el tribunal de Eochaidh, y ha llamado una celebración para el aniversario de su ganancia de Etain. Los coros de druidas, doncellas, bardos y guerreros cantan y levantan tostadas a la pareja real. En medio de esto, Etain anuncia que está cansada y ha sido preocupada por sueños extraños. Los ofrece buenas noches. Eochaidh confiesa que también ha tenido sueños inquietantes, en los cuales vio Faeries marchar, hermoso, poderoso y asustar. Pide que ella no vaya pero insiste. Tan pronto como se ha retirado a su cuarto, un forastero aparece en la puerta - Midir, el amante inmortal de Etain, disfrazado de un arpista. Es dado la bienvenida cautelosamente por Eochaidh, que se disgusta cuando el forastero no dará su nombre. Midir pregunta a un favor de los asentimientos de Eochaidh y el rey. Está descontento cuando aprende que debe besar la mano de la reina y la serenata ella con una canción, pero dieron su palabra así Etain se despierta. Midir canta la canción de Faery oyó al final de Ley I. Etain, alertado de sus orígenes inmortales, se va con Midir a los sonidos de un coro de Faery. Sólo el rey afligido permanece, y como pide sus sueños atrás, pasos de Dalua y le toca silenciosamente. Sufre un colapso, muerto.

"Qué hermoso son"

La canción "Qué hermoso son" parece primera en un coro por espíritus invisibles, luego es fracturada de nuevo por Midir del "Shee" (Tuatha Dé Danann) como una aria del solo acompañada por un arpa.

Véase también

Notas

Fuentes



Buscar